Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

jueves, 29 de agosto de 2019

Lazzaro feliz (Alice Rohrwacher, 2018) ⭐⭐⭐⭐

Lazzaro (Adriano Tardiolo) vive con su numerosa familia en una granja en las montañas. Allí cultivan tabaco y crían animales para la propietaria del fundo, la Marquesa de Luna. A Lazzaro lo tienen como el pibe de los mandados. Lazzaro cargá el camión, Lazzaro traé agua del pozo, Lazzaro subí a la abuela a su pieza. Lazzaro accede gentil a todo lo que le solicitan y lo cumple sin una palabra de queja o disgusto. Lazzaro es feliz.
Un día que viene la marquesa a sus tierras, trae con ella a su hijo, el marquesino, Tancredi (Luca Chikovani) que como se aburre mortalmente en la granja con los campesinos, se dedica a recorrer las tierras. Lazzaro se cruza en su camino y lo invita a tomar café, que él mismo prepara en un refugio que se ha hecho en la montaña. A Tancredi le gusta el lugar y decide quedarse allí. Escribe una carta para su madre diciendo que lo secuestraron y que exigen un rescate cuantioso. Lazzaro entrega la carta, pero a la marquesa no se le mueve ni un pelo, ya que su hijo le ha hecho varias malas jugadas en el pasado.
La hija del administrador piensa que habría que llamar a la policía, pero su padre la hace desistir de su idea. Un día, Lazzaro cae enfermo con fiebre. Lo llevan a acostar al lado de la abuela, porque nadie más lo quiere tener cerca. Cuando Lazzaro vuelve en sí, piensa en Tancredi que debe estar desesperado y hambriento. Se levanta como puede e inicia el camino hacia su refugio, pero la fiebre todavía es alta y en una parte del camino de cornisa, trastabillea y cae unos 500 metros.
A todo esto la hija del administrador llama a la policía. Cuando llegan, se escandalizan al ver las condiciones de esclavitud en que vive esa gente y deciden detener a la marquesa y trasladar a los campesinos a la ciudad. Antonia (Alba Rohrwacher) recuerda a Lazzaro, pero nadie quiere quedarse esperándolo.
Un lobo descubre el cuerpo de Lazzaro y decide que es una buena comida, pero cuando lo huele de cerca, descubre que huele a hombre bueno y no lo ataca.
Hasta aquí la reseña de esta extraordinaria película. El guión fue escrito por la misma directora y está lleno de hallazgos combinando el neorrealismo con el realismo mágico.
Debo decir que como espectador disfruté toda la película, aunque la ternura que se desprende de los personajes es tanta, que se me hizo un nudo en el corazón.
Trailer subtitulado en castellano
Los límites de la realidad se quiebran para el espectador en esta película y aparecen los vaivenes del alma. Nueve puntos sobre diez es mi calificación.

martes, 13 de agosto de 2019

Genius: Picasso (Ken Biller, 2018) ⭐⭐⭐

Esto de las mini-series para televisión, se está convirtiendo en una nueva veta para los amantes del cine. Durante mucho tiempo hubo series especialmente concebidas para el cine que se ofrecían en episodios en los cines, para sus seguidores. Ahora la vertiente es hacia la televisión. Hay muy buenos ejemplos, pero en general lo que abunda son los ejemplos de segunda calidad, en cuanto al grado de excelencia cinematográfica.
Ese no es el caso de "Picasso". Presentada por National Geographic como la segunda temporada de su ciclo "Genius",  y realizada por Fox Films, es de un nivel significativo, no solo en cuanto a realización y actuación, sino también en lo impecablemente bien hecho que está el guión. En la obra de Noah Pink. la vida de Pablo Picasso se cuenta a lo largo de 10 capítulos de alrededor de una hora cada uno, con buen ritmo y tensión emotiva, para describir la complicada personalidad del genio español.
Encarnado por Antonio Banderas en la madurez y vejez y por Alex Rich en su juventud, vemos los altibajos de su vida emotiva como tan bien fueran interpretados por Anthony Hopkins en la película "Sobreviviendo a Picasso", basada en la novela autobiográfica de Françoise Gilot.
Interpretada por Clemence Poesy, Françoise fue una de las parejas más estables de Picasso, madre de sus hijos Claude y Paloma.
Pero a lo largo de los 10 capítulos, la historia va a alternar entre la juventud y la madurez del pintor, dejando que desfilen tanto las parejas que signaron su vida y sus retratos, como a sus amigos y compañeros de arte. Entre ellos Max Jacob (T.R. Knight), Dora Maar (Samantha Possey), Fernande Olivier (Aisling Franciosi), Marie-Therese Walter (Poppy Delevigne), Jacqueline Roqué, su última compañera (Valentina Belle) y muchos, muchos más.
La única crítica es al espantoso maquillaje puesto sobre Antonio Banderas. No tiene nombre.
Trailer subtitulado en castellano
Ocho puntos sobre diez, que es mucho decir para una serie de televisión. Espero que muchos espectadores la disfruten tanto como yo.

jueves, 1 de agosto de 2019

El Peral Silvestre (Ahlat Agaci) (Nuri Bilge Ceylan, 2018) ⭐⭐⭐⭐⭐

La trayectoria fílmica de este gran director turco es brillante. Si "Sueños de invierno" fue a mi entender, la mejor película que había visto en mucho tiempo, con "El peral silvestre" supera aún más esa connotación.
En una epopeya fílmica y literaria de poco más de tres horas, el director describe perfectamente el devenir del ser humano en estos tiempos de confusión y agonía.
Sinan Karasu (Dogu Demirkol) vuelve a Can, su pueblo natal, luego de haber terminado sus estudios para recibirse de maestro.
Apenas bajado del ómnibus un vecino lo detiene para que vaya a su casa a tomar un té, Sinan le dice que recién llega y tiene todas sus cosas encima, el vecino entonces le dice que le recuerde a su padre que le debe aún dos monedas de oro.
Con este comentario, el personaje del padre de Sinan está presentado. Idris Karasu (Murat Cemcir), es maestro en la escuela del pueblo y un jugador incurable. Pronto nos vamos a enterar que hasta vendió su casa para poder apostar.
La inquietud de Sinan es encontrar un esponsor que lo ayude a publicar su libro, "El peral silvestre", que cuando le preguntan si es turístico, si habla de las ruinas de Troya o del cementerio de Gallipoli, Sinan contesta que no. Que cuenta de los pequeños personajes y la pequeña gente del pueblo.
Esta es una nueva aclaración del director. El libro-guión fue escrito por él, Akin Aksu y su esposa, Ebru Ceylan. La duración original de la película era de 3 horas 20 minutos. Los distribuidores le pidieron abreviarla, pero le costaba mucho reducir algo de las escenas que habían escrito, así que finalmente quedó en 3 horas 10 minutos.
El pueblo de Can está en las montañas del sur de Anatolia, pero la casa de Sinan queda aún más arriba. El padre está desde hace años cavando un pozo en la casa de su padre, el abuelo de Sinan, buscando agua. Todos le han dicho que no va a encontrar agua allí, pero él insiste y trata de arrastrar a Sinan a la empresa.
El padre tiene un perro en la casa de su padre. No lo puede llevar a su casa porque allí no hay jardín ni parque. Entonces el perro vive en el jardín de la casa de su padre.
Un día que Sinan está enojado con su padre por su mal hábito de apostar, va a buscar el auto del padre que ha quedado en el jardín y cuando sale deja la tranquera abierta.
La madre de Sinan, Asuman Karasu (Bennu Yildirimlar), que siempre le habla pestes de su padre, le pide a Sinan que pase por la escuela y le pida el dinero para pagar la luz que les han cortado por falta de pago. Cuando entra al aula, Idris esconde un papel, en lo que Sinan asume que es una boleta de apuestas. El padre le dice que aún no ha recibido la paga.
Sinan vuelve a su casa y le cuenta la escena a su madre. Llama a su padre, el perdedor, el eterno perdedor. Cuando vuelve el padre a la noche, le pregunta a su mujer porqué la heladera está vacía y ella le dice que ha tenido que llevar todo a la casa de un vecino para que no se eche a perder. Que si le hubiera dado el dinero a Sinan en lugar de volver a apostar, ya tendrían luz.
El padre entra al cuarto de Sinan y le pregunta de donde sacó la historia que le contó a su madre, él le cuenta que lo vio esconder un papel. El padre saca un papel y se lo tira echa un bollo. Cuando lo abre, Sinan ve que es un aviso de "perro perdido".
Le comenta a la madre y ella le dice que desde hace unos días lo escucha sollozar a la noche en la cocina. Cuando le preguntó porqué, le dijo que era por el perro, que era el único ser que no le recriminaba nada.
Sinan va a arrastrar la culpa por el perro perdido, junto con tantas otras. Más tarde en la película, cuando vuelva del servicio militar, caminando junto al río va a ver al perro corriendo y cayendo al agua.
Sin embargo la escena más importante de la película es el descenso de la colina caminando junto con dos imanes. Uno, el Imán Veisel (Akin Aksu), aunque tiene la misma edad que Sinan, es tradicional y de respuestas hechas del Corán. El otro, el Imán Nazmi (Oner Erkan), es moderno y retruca las frases de Veisel. Sinan, en medio de los dos, expone la posición de un crítico que no se toma la religión en serio. Los diálogos son impagables, pero medio difíciles de seguir.
Las únicas posibilidades que le quedan a Sinan son o irse al este del país a trabajar de maestro o bien entrar en la policía. Un ex-compañero de estudios entró en la policía anti-disturbios y le comenta que es gracioso perseguir a golpes a sus ex-camaradas de estudios.
Cuando vuelve del servicio militar, pregunta si su libro se ha vendido. El librero le dice que lo tuvo en exhibición un tiempo pero después lo retiró. Cuando le pregunta a su madre y hermana si lo han leído le dicen que lo empezaron, pero no siguieron adelante.
Hablando con su padre, este le comenta sobre una frase suya que es como los comentarios sobre el pasaje del tiempo que hay en su libro. Sinan atónito le pregunta si lo leyó, claro dice Idris, varias veces.
En este universo de personajes, situaciones y vivencias que caben en la película, no hay lugar para las emociones fáciles. El espectador las tendrá que rescatar de dentro suyo cuando finalice la película.
La dirección de fotografía es impecable. En general los escenarios son paisajes exteriores, los interiores son agobiantes como lo es el interior de Sinan.
Trailer subtitulado en castellano
Diez, más diez, más diez, más diez puntos y todavía me quedo corto. Una genial realización donde el espectador se va a encontrar a sí mismo.

martes, 9 de julio de 2019

Potestad (Norman Briski, 2019) ⭐⭐⭐⭐⭐

Este blog está dedicado a llevar un registro de las películas que dejan una sensación en mi ser. En este caso no voy a hablar de una película sino de una obra teatral.
"Potestad" es una obra de teatro antológica escrita por Eduardo "Tato" Pavlovski. Norman Briski la eligió para hacer una puesta en escena que siguiera las reglas del teatro noh japonés. Extraña mezcla de contenidos. Una obra que habla de los desaparecidos y el teatro noh japonés.
Pero no solo eso es lo novedoso en la puesta de Briski. Elige para interpretarla no a un hombre como es el personaje que nos relata su historia, sino a María Onetto.
La extraordinaria actriz de "La mujer sin cabeza" de Lucrecia Martel o de la puesta de "Sonata otoñal" de Bergman con Cristina Banegas.
Una vez más luce su límpida voz y su contradictoria imagen de mujer sensitiva travestida en jefe de familia japonés. En su rostro palpitan, casi sin querer, las emociones del personaje.
La crónica teatral dice:
"Esta versión es un devenir de una de las obras más significativas de la historia del teatro argentino, debido a su relación con el hecho social histórico. Genocidio. La muerte y desaparición de 30.000 personas. Sin dejar de considerar el primer genocidio, la eliminación fundacional de los pueblos originarios.
Estos acontecimientos llegaron a las más íntimas relaciones de los hombres, mujeres y niños de este país. Están tan presentes estos hechos que POTESTAD todavía se debate en su latencia social.
La ocurrencia de usar el teatro noh como una estética dogmática concibe esta tragedia. Creemos que el concurso de una única actriz como María Onetto puede encarnar esa estética en un cuerpo que contiene la disciplina y la diversidad de género...."
Es un espectáculo en el que al finalizar, el espectador no sabe qué actitud tomar. Deja mella en el corazón y en la mente.
Diez puntos sobre diez para esta extraordinaria puesta en escena.


sábado, 29 de junio de 2019

El Dolor (Marguerite Duras, 1944) (Emmanuel Finkiel, 2017) ⭐⭐⭐⭐

"La douleur" está basada en una novela autobiográfica de Marguerite Duras adaptada al cine por el director Emmanuel Finkiel.
En su relato, Marguerite Duras (Melanie Thierry), describe los terribles últimos años de la ocupación alemana de París, después que a su marido Robert lo han detenido los policías de la Gestapo francesa.
Un policía, Pierre Rabier (Benoit Magimel) la contacta declarándose un ferviente admirador de su obra, para ofrecerle ayuda con su marido.
Su amigo Dionys (Benjamin Biolay) le advierte que es una situación muy riesgosa, porque probablemente lo que busque sea sacarle información.
Más allá de las idas y vueltas con el policía, Marguerite oscila entre pensar que a su marido lo han matado ya o cuál será su actitud cuando regrese.
Luego la liberación y la vuelta de los presos en campos de concentración. Caminando descalzos por caminos abandonados. Escuálidos y enfermos. Y todavía, como piensa Marguerite, todavía nadie piensa en los judíos.
De Gaulle y los gaullistas determinan que hay que dejar atrás todo. El sufrimiento, el hambre, el dolor de los seres queridos desaparecidos. Todo hay que dejarlo atrás.
En las memorias de Marguerite, el temible espectro de la guerra se va perfilando cada vez con mayor nitidez, a punto de no saber si está esperando a su marido o si hay otro pavor detrás.
Alemania está en llamas, describe. Como podrá regresar su marido desde un país en llamas.
En un film excelentemente bien realizado, la prosa de Marguerite Duras se hace llagas en la piel de los seres humanos. Como Madame Katz (Shulamit Adar) que espera el regreso de su hija minusválida que se llevaron los alemanes.
Como Francis Morland (alias para Miterrand) (Gregoire LePrince-Ringuet) que sacude a Marguerite con su discurso positivista.
Como su vecina, Mme. Bordes (Anne-Louise Heimburger) que desespera que su marido vuelva y ya no sale de la cama.
Impecablemente delineado, el Dolor del título, estalla en las mentes de los espectadores,
Excepcional el trabajo de Melanie Thierry. Su rostro describe todo el proceso emocional que las frases leídas en off, sacuden sobre Marguerite.
Muy bueno el trabajo de fotografía de Alexis Kavyrchine.
Trailer subtitulado en castellano
Nueve puntos sobre diez para este extraordinario trabajo de recreación de las memorias de Marguerite Duras y por extensión del ser humano.

domingo, 9 de junio de 2019

Dolor y gloria (Pedro Almodóvar, 2019) ⭐⭐⭐⭐⭐

Este es un nuevo impecable film de Almodóvar. Un film adulto donde olvida un poco esos momentos locos de sus otras películas, pero que está lleno de humanidad. Rebalsa humanidad por los cinco costados. Como en "Todo sobre mi madre", donde las mujeres protagonistas del film no importaba si eran madres, lesbianas, travestis o monjas, por sobre todas esas características fáciles, eran seres humanos. Creo que con Almodóvar el feminismo alcanzó su mayoría de edad en el cine.
En "Dolor y gloria" repasa la historia de un director de cine envejecido y encerrado en sus achaques, Salvador Mallo (magistral interpretación de Antonio Banderas que le valiera la gran palma de oro al mejor actor en el festival de Cannes) y con él, en primerísimo primer plano a su madre (interpretada por Penélope Cruz de joven y genialmente por Julieta Serrano en su vejez).
Con la maestría de siempre para la evolución de sus guiones, la historia se va armando entre recuerdos y memorias del director. Entre ellos el reestreno de la versión remasterizada de un viejo film suyo, "Sabor", que hace que se reencuentre con el intérprete de aquel film, Alberto Crespo (Axier Etcheandía) con quien no se hablaban desde la realización del film. Pero Alberto va a significar una erosión en el claustrofóbico mundo del director. El descubrimiento de un escrito suyo, "La adicción", hace que Alberto lo lleve al teatro, aunque él no quiera colocar su nombre como autor, adónde Federico (Leonardo Sbaraglia), un amor de su juventud, lo va a redescubrir en una visita fugaz a España.
Impecable la actuación del pequeño Asier Flores como Salvador niño y de muchos más actores como es el caso de la intervención de Cecilia Roth, o por ejemplo como Nora Navas en Mercedes, asistente técnica y espiritual del director, al punto de acompañarlo al médico, a quien Salvador rehuye.
Durante las dos horas de proyección, el espectador se verá envuelto por la magia de Almodóvar, con escenas que van desde el dolor hasta la gloria.
Inolvidable del descubrimiento de la casa-gruta en Paterna (Valencia). Muchos se sentirán tentados de vivir allí.
La música de Alberto Iglesias, compositor que siempre pinta las películas de Almodóvar con su música intensa pero no fuera de cauces. Los excelentes directores de fotografía, José Luis Alcaine y dirección de arte de María Clara Notari. El departamento de Salvador es un despliegue inolvidable de belleza y arte.
Trailer
Los actores hablan de Almodóvar
Mi calificación es de 10 puntos para una película que se volverá inolvidable como aquella otra  que viera 4 o 5 veces estando lejos de Buenos Aires "Volver".

miércoles, 1 de mayo de 2019

Alma Mater (Insiriados) (Philippe Van Leeuw, 2017) ⭐⭐⭐⭐

El director, Philippe Van Leeuw, escribió el guión de este conmovedor film.
Es asombroso que un europeo pueda llegar a descifrar el lenguaje del fin del mundo que asola a una ciudad en medio de una guerra no buscada ni deseada y caprichosamente impuesta por los dueños de las armas a la población civil.
Encerrados en un departamento en el centro de Damasco, la familia de Oum Yazan (Hiam Abbass) sobrevive en medio del caos de bombardeos, autos bomba y francotiradores que asesinan a mansalva.
Delhani (Juliette Navis) ve por la ventana como Samir (Moustapha Al Kar) cae abatido por un tiro al salir del edificio.
Desde ese momento Delhani no puede consigo misma. Sabe que no tiene que decirle nada a la mujer de Samir, Halima (Diamand Bou Abboud) que tiene un bebé pequeño y se está preparando para irse del país esa noche con su marido.
El suegro de Oum Yazam, Abou Monzer (Mohsen Abbas) deambula por el departamento no sabiendo que hacer con su alma, llena como está de desesperación y abatimiento.
Solo Oum Yazam conserva el orden con rutinas fijas. No disponen de agua suficiente, así que solo se pueden lavar con trapos mojados y usando el baño pequeño del departamento. La puerta de entrada está bloqueada con dos durmientes de madera y debe permanecer cerrada todo el tiempo.
Es por esa razón que Delhani no se atreve a bajar al estacionamiento del edificio para ver si aún Samir está con vida.
En un momento de este terrible día golpean la puerta. Son tres hombres que preguntan si está todo bien. Oum Yazam contesta que sí, que todo está bien, pero observa que uno de ellos en lugar de bajar, sube por las escaleras.
Más tarde escuchan el ruido de vidrios rotos en el balcón y saben que han vuelto. Oum Yazam encierra a toda su familia en la cocina, pero Halima queda fuera por ir a buscar a su bebé. Los dos hombres que han entrado quieren saber dónde tienen el dinero y objetos de valor, pero Halima no contesta, así que la golpean e intentan violarla. En su desesperación Halima escucha que el otro hombre ha agarrado a su bebé.
Terrible pesadilla, más terrible que todas las películas de terror que Hollywood inventa, es esta historia que bien podría ser real en los países asolados por el hambre de dinero de los empresarios de las guerras.
Impecablemente bien filmada, a pesar de moverse todo el tiempo entre las paredes del departamento, no hay posibilidades de que el espectador se escape de esta realidad, como no sea apagando la proyección.
Trailer subtitulado en inglés
Ocho puntos sobre diez para esta conmovedora historia que nos obliga a reflexionar una vez más sobre la maldad del ser humano que lo lleva a su propia destrucción.