Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

martes, 17 de octubre de 2017

Una Pasión Silenciosa (Terence Davies, 2017) 🌟🌟🌟🌟

La vida personal de Emily Dickinson, considerada una de las grandes poetisas estadounidenses, continúa siendo un misterio para sus biógrafos. Nacida el 10 de Diciembre de 1830, desde muy pequeña sintió inclinación hacia la poesía, con la que conviviría por el resto de sus días.
Terence Davies escribe su historia con toda la pasión de la que es capaz y se la contagia a Cynthia Nixon quien interpreta a Emily Dickinson en su adultez.
Hay pocos poemas en el guión, este es uno de los que más me impresionaron:
...Dejamos atrás el sol poniente, mejor dicho él nos dejó atrás.
...El alba se hizo temblorosa y fría.
...Mi vestido era sólo de gasa... mi estola... sólo de tul.
...Nos detuvimos ante una casa que parecía un bulto en la tierra.
...El tejado apenas se veía... la cornisa, hundida en el suelo.
...Desde entonces han pasado siglos, y sin embargo, parece más corto que el momento
...en que presentí que las cabezas de los caballos,
...se dirigían hacia la Eternidad.
Emily describe su propio entierro. Y Terence Davies lleva las imágenes al paroxismo de la melancolía y la belleza.
El film transcurre serenamente a lo largo de la vida de Emily. Los sucesos son los hechos familiares, no hay mucho más que agregar. Sus hermanos, Vinnie (Jennifer Ehle) y Austin (Duncan Duff). Su dulce madre (Joanna Bacon) y su austero padre (Keith Carradine).
Una sensacional escena es el pasaje de los actores juveniles a los intérpretes maduros de los personajes. Tomando como pretexto el posar para una pintura, la imagen se va distorsionando (digitalmente) hasta transformarse en el intérprete adulto. Genial hallazgo del director.
La fotografía es magnífica, de Florian Hoffmeister. Cada escena está iluminada para caber en el marco de un cuadro. El tipo de encuadre e iluminación que son la marca personal de Terence Davies.
La imagen y los diálogos son todo lo que importan. Los cáusticos comentarios de Emily y de su amiga Vryling Buffam (Catherine Bailey) sobre la sociedad en la que les ha tocado vivir. El poema sobre la guerra civil es todavía hoy en día un feroz alegato en favor de la paz y contra la estupidez de la guerra.
No hay momentos vacíos en el film, quizás sí, silencios profundos, porque las escenas se desarrollan a tiempo real y no están contaminadas por la histeria televisiva. Es una película lenta, absolutamente saboreable por los amantes del cine. Pochocleros abstenerse, no la van a poder disfrutar y aún menos podrán disfrutar de los poemas.
Trailer subtitulado en castellano.
 Sensacional la interpretación de Cynthia Nixon. Mueve al personaje desde la dulzura hasta la crueldad más absoluta. Nunca imaginé que pudiera llegar a estos picos de actuación.
Ocho puntos sobre diez para esta genial obra del director británico Terence Davies.

sábado, 14 de octubre de 2017

Personal Shopper (Olivier Assayas, 2016) 🌟🌟🌟

Maureen (Kristen Stewart) trabaja como personal shopper de Kyra (Nora Van Waldstatten), una artista famosa que no dispone de tiempo para seleccionar y comprar el variado guardarropa que su profesión le exige.
Atención espectador. lo de "personal shopper" es una maniobra de distracción por parte del director.
Olivier Assayas quien elaboró argucias semejantes en "Las nubes de Sils Maria". Vuelve a hacerlo, pero con mayor intensidad en esta película.
Las primeras escenas nos muestran a Maureen llegando a una casa en la campaña, donde Lara (Sigrid Bouaziz) le entrega las llaves de la casa y le dice que élla no puede permanecer por motivos emotivos.
Maureen pasará toda la noche en vela, esperando... ¿qué?. Con el correr de la película nos enteraremos que lo que Maureen está esperando es una señal del otro mundo por parte de su hermano Lewis, muerto hace poco tiempo. Los hermanos eran gemelos y estaban muy unidos, sobre todo en la percepción que tenían del mundo de los espíritus. Se juraron que el primero en morir le daría una señal al superviviente.
Maureen viaja a Milán para hacer algunas compras y escucha hablar de una pintora sueca de principios del siglo XX que fue pionera en el arte abstracto. Ella consignó en su testamento que su obra permaneciera oculta al público por 30 años y juraba que eran los espíritus quienes pintaban realmente a través de su mano.
De regreso en París conoce a Ingo (Lars Eidingen) un ex-amante de Kyra, quien comenzará a enviarle extraños mensajes.
El súbito asesinato de Kyra es la gota que rebalsa el vaso de Maureen y la lleva a llamar desesperadamente a su novio que está trabajando en Mascate.
El resto de la película deberá conocerlo el espectador que tenga interés en ver esta inquietante historia de misterio, suspenso y hasta horror que Olivier Assayas creó para deleite de los espectadores inteligentes.
Trailer subtitulado en castellano
Ocho puntos sobre diez para esta interesante realización del cine francés.


jueves, 12 de octubre de 2017

Zama (Lucrecia Martel, 2017) 🌟🌟🌟🌟🌟

"Zama" es una película para los sentidos y para el subconsciente, no para razonar.
Lucrecia Martel tiene bien claro cuál es su objetivo desde su primer película: la humanidad no tiene modo de avanzar porque está literalmente engatusada por su propio laberinto.
No es casualidad que haya elegido esta novela de Antonio Di Benedetto para construir su primer film basado en un texto ajeno. De todos modos Martel escribió el guión y vaya uno a saber cómo adaptó al mundo de sus sueños este texto tan duro de digerir.
Don Diego de Zama (Daniel Giménez Cacho) es un letrado destinado por la corte española a una ciudad colonial sudamericana durante el siglo XVII. La ciudad podría ser Asunción pero no se la nombra en la película.
Esta ciudad se levanta sobre la márgen de un caudaloso río, en paisajes dignos del mejor arte surrealista.
Zama quiere ser trasladado a la ciudad de Lerma (antiguo nombre de la ciudad de Salta, donde nació y se gestó Lucrecia Martel y de donde obtiene toda su imaginería). Debe obtener la aprobación del gobernador (Daniel Veronese) para que este acceda a escribir una carta al rey de España solicitando su traslado.
Aparentemente ese pedido ya ha sido hecho tiempo atrás por Don Diego, pero sin obtener respuesta.
Recibe la visita de su amigo el Oriental, quien viene a la ciudad a ofrecer su producto a la venta, un magnífico brandy aparentemente sin comparación. Pero su amigo trae consigo la muerte, el cólera, del cual van a morir tanto él como su hijo. Hay escenas dignas de Federico Fellini en el hijo transportado sobre una silla a la espalda de un negro que hacen recordar a "Satyricon".
Lo lleva a visitar al ministro de Finanzas pero como no se encuentra es recibido por su esposa, (una magnífica Lola Dueñas, cuya sonrisa nos evoca el mundo de "Alicia"). Doña Luciana Pilares de Luenga, tal el nombre de la "ministra". Ella es una especialista en seducción y encandila totalmente a Don Diego.
Algo trastornado por la visita y por el brandy, inicia una pelea en su casa contra un violador que ataca a las niñas del dueño de la casa donde se hospeda. Está claro que aunque él manifiesta haber hecho huir al delincuente, el novio de una de las niñas huyó por su cuenta mucho antes del ataque de Don Diego. Esta escena está magistralmente armada. Como por otra parte está construído el film.
El espectador quedará hipnotizado en manos de Lucrecia Martel durante las casi dos horas de duración de la película.
El delincuente, violador y ladrón es nada más y nada menos que Vicuña Porto (Mattheus Nachtergaele) cuya identidad secreta es otra y también desconocida. Tal es así que el gobernador adquiere las orejas de Vicuña Porto cortadas después de su ajusticiamiento, en un juego de dados.
No vale la pena que detalle los infortunios que padecerá don Diego de Zama a lo largo de su vida, pero queda claro que siempre creyó en los embustes de la autoridad de turno y cuando le pidieron que embaucara le resultó imposible no decir la verdad y pagó por eso.
Esta es toda mi crónica. Es necesario reconocer el excelente trabajo de producción que debió hacer marchar parejos a los equipos de los diversos países participantes de esta obra de arte. La producción ejecutiva estuvo a cargo de Gael García Bernal y entre la más de una veintena de nombres a cargo de la producción destacan los de la productora "El Deseo" (los hermanos Almodóvar y Esther García) y Julia Solomonoff.
Una mención especial merece el director de sonido. Guido Berenblum. La conversión de sonidos de la época en manos de sintetizadores dan un carácter fantasmagórico a la película, sobre todo los sonidos de gongs.
Hay que destacar tanto la dirección de fotografía a cargo de Rui Poças como la dirección de arte de Renata Pinheiro, que lleva a alturas geniales a toda la filmación.
En cuanto a la banda de sonido, sorprende escuchar a los Indios Tabajaras, música pseudo guaraní, pseudo hawaiana.
Trailer hablado en castellano
Es muy difícil calificar una película cuando sus contenidos son tan ricos que dejan nuestras mentes embelesadas durante mucho tiempo. Decir diez puntos es decir poco.

Reportaje a Lucrecia Martel:
"...lo que decidimos desde el principio fue el uso de sonidos naturales con una cualidad un poco electrónica...
... eliminamos cualquier aparición de fuego o velas y en el trabajo con el sonido evitamos el sonido de carruajes...
... los pregones son inventados. No hay mazamorra caliente...
Luego estuvo la decisión un poco escandalosa, juvenil incluso, de incluir ese sonido de caída permanente que parece tomado de una película de ciencia ficción.
... la música que nunca había usado antes en mis películas. Los Indios Tabajaras tienen algo graciosito, aunque no sé si ellos querían ser graciosos...
En cuanto al trabajo de montaje, Martel detalla que el material en bruto duraba apenas tres horas y el primer corte unas dos, algunos minutos más que la versión final. "Cada uno tiene su teoría, pero no soy larguera. No me interesa hacer películas largas. Zama podría haber sido un pelotazo de tres o cuatro hotas, pero para mí es como un baño de inmersión, si te quedás mucho tiempo en el agua, se te empieza a arrugar la piel.


sábado, 7 de octubre de 2017

Tu nombre (Kimi No Na Wa) (Makoto Shinkai, 2016) 🌟🌟🌟🌟🌟

En sus sueños, Mitsuha se encuentra siendo un muchacho que insiste en acariciarle las tetas. Cuando su hermana la despierta, se escandaliza por ver a Mitsuha sobándose los pechos.
Pero la misma confusión tiene Taki, ya no puede distinguir sus sueños de la realidad y esa chica en la que se convierte en el mundo de los sueños, se le aparece cada vez más asiduamente.
Como una solución para poder continuar con sus vidas, Mitsuha y Taki acuerdan distanciarse.
Pero es que en la realidad no saben en dónde viven cada uno. Mitsuha habita un pueblecito rural al borde de las montañas y Taki en pleno Tokio.
La vida de cada uno de éllos está profundamente subvertida por la presencia tan real del otro en el mundo de sus sueños.
Mitsuha va al colegio donde es una buena alumna. También practica las ceremonias shintoístas junto con su abuela, aunque no la entusiasman mucho. Su padre está metido en política y Mitsuha detesta sus actividades.
Taki ya está en el colegio superior y también trabaja en un restaurant italiano, donde todos los muchachos están detrás de Okudera, la supervisora. A élla le gusta la inocencia de Taki y lo perdido que parece estar en la vida.
Cuando Taki le cuenta de la chica de sus sueños, Okudera lo incita a ir en su búsqueda. Todo lo que Taki posee para ubicar el pueblo, es un dibujo del paisaje montañoso que ha hecho recordando sus sueños.
 En la vida de Mitsuha hace su aparición el cometa Tiamat, que se verá sobre Venus en el cielo nocturno. Se está acercando peligrosamente a la tierra.
Durante la noche se ven cientos de estrellas fugaces.
Cuando Taki viaja a la región donde debería estar el pueblo de Mitsuho, le muestra su dibujo a un muchacho en un bar y este le dice que es un muy buen dibujo de Itomori. Taki le pregunta como puede llegar hasta allí y el muchacho le dice que ya no queda nada del pueblo, porque fue destruído unos años atrás por una sección del cometa Tiamat que cayó sobre el pueblo.
Ya he descripto el nudo de la intriga. Y hasta aquí llegaré.
En una hermosa y sugestiva historia escrita por el mismo Makoto Shinkai, el espectador se va a a ver hipnotizado por un animé de una belleza excepcional. La emotividad de la historia surge de la misma historia, no hay sucesos trágicos ni muertes ni nada que suponga tragedia. La caída del cometa es un hecho más de la naturaleza.
Trailer subtitulado en castellano
Diez puntos sin dudar es mi evaluación sobre esta mágica historia de seres reales pero que viven fuera de la realidad cotidiana y se deslizan por otra dimensión de la naturaleza. La recomiendo fervientemente.


viernes, 29 de septiembre de 2017

El bosque de los sueños (The sea of trees) (Gus Van Sant, 2015) 🌟🌟🌟🌟

Vemos a un hombre que deja su auto a la entrada de un aeropuerto con las llaves puestas y una tarjeta, ¿olvidada o dejada a propósito?.
El hombre embarca con destino a Japón. Llega a Tokyo y sube a un taxi, el taxi lo deja a la entrada de un bosque a los pies del Monte Fuji. Mientras va entrando vemos carteles de advertencia, ¿puede ser que el hombre haya venido hasta Japón solo para suicidarse?.
En paralelo vamos viendo detalles de la vida de Arthur Brennan (Matthew McConaughey), el hombre en cuestión. Enseñando a alumnos del colegio y luego en su casa, discutiendo con su esposa, Joan Brennan (Naomi Watts), que pareciera ser alcohólica.
Se interna en el bosque y traspasa los límites establecidos para los turistas. Más allá está el bosque donde se pierden los suicidas en la base del Monte Fuji.
Se hunde en la espesura y elige un lugar para comenzar a tomar las pastillas que lo envenenarán, pero una sombra llama su atención. Es un hombre japonés, del que más adelante conocerá el nombre, Takumi Nakawara (Ken Watanabe), que después de intentar suicidarse cortándose las venas, vaga perdido por el bosque. Arthur le indica el camino de regreso, pero al poco tiempo lo divisa cerca suyo nuevamente. Entonces se da cuenta de las muñecas heridas. Le improvisa torniquetes con la corbata del hombre y con una manga de su camisa. Y decide ayudarlo a encontrar la salida.
En varios flashbacks vamos entendiendo la relación tormentosa que tenía con su esposa y como era imposible lograr algo de comunicación entre ambos.
En el camino hacia la entrada del bosque, Arthur resbala y cae en una hondonada donde una rama le atraviesa el costado. Ahora es el turno de Takumi de ayudarlo. Le cuenta que perdió su trabajo y que ya no podía mantener a su mujer y a su hija, por eso intentó suicidarse.
Le dice los nombres de ambas y también le canta una canción de "Un americano en París", "Escalera al paraíso" y le dice el nombre en japonés de la canción.
Todos estos datos serán claves al final de la película.
No debo contar más sin entrar de lleno en el núcleo de la película.
Sobre un estupendo guión de Chris Sparling, Gus Van Sant elabora una impecable película donde la trama y la razón de ser de la película se van descubriendo de a poco, como las capas de una cebolla.
A pesar que gran parte de la película consiste en diálogos o monólogos, no se pierde la tensión en ningún momento y si bien, el argumento no apunta a espantar al espectador, todo podría ser un sueño, solo un mal sueño.
Excelentes las actuaciones de los tres protagonistas con un plus para la excelente Naomi Watts. No es un personaje fácil para interpretar y tiene muchos recovecos del espíritu que quedan excelentemente bien plasmados para la película.
El final es totalmente inesperado, aunque haya varias pistas durante el transcurso de la acción y más de un espectador dejará caer algunas lágrimas por la emoción de las revelaciones.
Trailer subtitulado en castellano
Nueve puntos sobre diez, por haber despertado inesperadamente mis emociones. Una excelente película romántica por antonomasia de Gus Van Sant.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Yo, Daniel Blake (Ken Loach, 2016) 🌟🌟🌟🌟🌟

Después de sufrir un ataque cardíaco, Daniel Blake (Dave Johns), un carpintero de 59 años, tiene que pelear contra los organismos del estado para conseguir una pensión por invalidez.
Los servicios de atención a los usuarios están tercerizados como está de moda en los gobiernos neo-liberales y es así como Daniel Blake debe contestar un cuestionario ridículo, donde le preguntan si tiene problemas para ponerse un sombrero o para evacuar sus intestinos, pero no por su real problema que es el cardíaco. Como en el cuestionario no llega a sumar los 15 puntos requeridos, la pensión es denegada y debe pasar a un cuarto intermedio hasta tanto lo llamen para poder reclamar el resultado.
En el mismo organismo, Daniel se cruza con Katie (Hayley Squires) una joven mujer con dos hijos a la que no le permiten firmar su requerimiento de asistencia por haber llegado tarde a la cita.
Este es el mapa de situación de esta última película del celebrado director inglés Ken Loach. Como ya es habitual, el guión ha sido escrito por Paul Laverty, con quien también hizo todo el estudio de relevamiento previo a la producción del film.
La película mereció la gran Palma de Oro en el festival de Cannes 2016 y de esta manera, la burguesía se felicita y se queda contenta de su gran amplitud de miras.
Porque "Daniel Blake" es una película donde las aguas se separan claramente mostrando las fisuras que el sistema neo-liberal ha abierto en nuestra sociedad contemporánea.
Como tal es un testimonio patente del estado de indefensión de las clases trabajadoras en un mundo donde los burócratas juegan al tenis.
Como lamentablemente hasta mi país llegó esta ola de "modernización", conozco muy bien todas las trampas y argucias que utilizan las clases dirigentes para privar de soporte a las clases bajas.
Y Ken Loach y Paul Laverty también las conocen muy bien por vivir en un país que fuera destartalado por Margaret Thatcher y los sucesivos gobiernos conservadores.
Para el espectador sensible, "Daniel Blake" es una película que le guste a uno o no, duele en el cuerpo y en el alma. Gente que no tiene siquiera para comer o para alimentar a sus hijos, pero a los que el sistema priva de soporte por haber llegado tarde a una cita.
Extraordinario documento que testifica el abandono del que están siendo objeto millones de personas en las sociedades ampliamente desarrolladas, donde el que quiere puede comprarse un IPhone o una nueva casa en el campo.
Desgarrador trailer
Yo, Daniel Blake, limpieza social
Conferencia de prensa en Cannes 2016
Tengo que dejar de lado mis instintos humanistas para calificar esta película y me resulta muy difícil hacerlo, pero considerando la impecable realización y la notable actuación de los intérpretes, le adjudico diez puntos sobre diez solo por sus valores cinematográficos. Debería agregar unos cien puntos más si tuviera en cuenta sus aspectos humanísticos.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Paterson (Jim Jarmusch, 2016) 🌟🌟🌟🌟

Jim Jarmusch es uno, por no decir el mayor, de los directores innovadores en Estados Unidos. Lo descubrí hace algunos años cuando ví "Una noche en la tierra", donde los diferentes episodios de la película se desarrollan en diversos sitios culturales. El episodio italiano es para llorar de la risa.
Sus películas pueden ser más o menos inquietantes, pero seguro que son inovadoras.
Y esta última película de Jim Jarmusch no es la excepción. Estamos hablando de Poesía, sí, con letras mayúsculas. Todo en "Paterson" es poesía.
Los personajes principales son Paterson (Adam Driver, qué tipo tan raro), su mujer Laura (Golshifteh Farahani, una dulzura iraní que debutara a los 14 años en el extraordinario film de Dariush Mehrjui, "El peral") y su perro Marvin (Nellie, a quien se recuerda en los títulos finales).
Paterson es un conductor de autobuses en la ciudad de Paterson, en el estado de New Jersey. Que su nombre coincida con el nombre de la ciudad donde nació y vive es otro de los guiños poéticos de Jim Jarmusch. Los tiempos en la película transcurren durante el curso de una semana, comenzando con el despertar de Paterson el día lunes.
Todo se desarrolla pacíficamente en la vida de este matrimonio. Laura tiene sus sueños de vender pasteles y hacerse millonaria con esa actividad, aunque luego también integra ser cantante country.
Y Paterson, escribe poemas. En un cuadernito con páginas sin rayar.
Los imagina mientras está desayunando y los comienza a escribir mientras espera el horario de salida sentado en su autobus y los sigue escribiendo durante el tiempo de su almuerzo.
Laura le pide que se los recite, pero él bastante tímidamente, rehusa hacerlo y en lugar de eso le recita poemas de William Carlos Williams, otro poeta nacido en Paterson, nada más que en este caso Jim Jarmusch se permite otra licencia poética, William Carlos Williams es real.
En las escenas en que conduce el autobus por la ciudad, el espectador ansioso está esperando que suceda algo dramático, que corte la liviandad de los días de Paterson. Pero no, Paterson observa todos los detalles a su alrededor y se divierte escuchando las conversaciones de los pasajeros.
A la noche, cuando regresa a su casa, siempre tiene que enderezar la casita del correo que aparece ladeada. Luego nos vamos a enterar el porqué en una de las escenas más cómicas de la película.
Después de cenar, Laura le pide que saque a pasear a Marvin y el camino que hace es siempre el mismo y termina con Marvin atado afuera de un bar, donde Paterson entra a tomarse una cerveza y se encuentra con una serie de personajes fantásticos.
Otro guiño de Jim Jarmush es hacia Peter Greenaway. Las líneas de los poemas que imagina Paterson aparecen escritas sobre la pantalla.
El espectador sensible que sabe apreciar la poesía de lo cotidiano va a adorar a Jim Jarmusch y esta película en particular.
Trailer
Nueve puntos sobre diez es mi calificación para esta sensible y sencilla reación de Jim Jarmusch.