Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

lunes, 21 de mayo de 2018

Rostros y ciudades (Visages, villages) (Agnes Varda + JR, 2017) 🌟🌟🌟🌟

Agnes Varda hace gala de su creatividad una vez más a sus casi 90 años. JR es un fotógrafo muralista que la ha asombrado con sus obras. Esto es las fotos que JR toma las revela a tamaños gigantescos y eso le permite crear murales.
Juntos ponen en marcha un proyecto de ir sin rumbo fijo, descubriendo uno tras otro los lugares queridos por éllos para encontrarse con gente, fotografiarla y dejar sus retratos murales pegados sobre sus casas o ciudades.
Esto que parece a primera vista ser de una simpleza tal vez graciosa o divertida, por las artes de Agnes Varda se convierte en una película amena y emotiva, donde la simplicidad de las gentes y de sus lugares, cobran la mayor importancia para la percepción de los espectadores despiertos y dispuestos a dejarse llevar.
Con cada entrevista, la memoria se apodera de cada encuentro y así sean cabras o estibadores del puerto de Le Havre, no hay espacios vacíos de contenidos.
A medida que transcurre la película, la medida emocional va creciendo, hasta que se produce un desborde emotivo que sacude a la misma Agnes Varda. No entiendo como puede actuar un desborde emocional y estarse filmando al mismo tiempo y ser absolutamente sincera y real.
Carente de paisajes grandilocuentes, los recuerdos se transorman en imagenes y las imagenes en recuerdos. JR es su contrapunto perfecto. El mantiene en equilibrio a esta viejecita del pelo a dos colores para que no trastabille en medio de sus historias emotivas.
Creo que hasta el espectador más prosaico se verá obligado a dejarse llevar por los recorridos de estos quijotes del arte.
Trailer
Nueve puntos sobre diez para este mágico documental de la genial Agnes Varda.


sábado, 19 de mayo de 2018

Madera noruega (Noruwei no mori) (Tran Anh Hung, 2010) 🌟🌟🌟🌟🌟

Sobre la premiada novela de Haruki Murakami, el exquisito director vietnamita Tran Anh Hung escribe el guión y dirige esta película.
Siguiendo la adolescencia de Watanabe (Ken'ichi Matsuyama) Tran Anh Hung despliega una vez más la magia de sus imágenes para obtener una joya de belleza sin igual.
En los 60, Watanabe comparte su vida con la pareja que hacen Naoko (Rinko Kikuchi) y su amigo Kizuki (Kengo Kora). El es unos años menor que éllos pero los sigue en sus juegos y diversiones. Pero imprevistamente Kizuki se suicida. Se encierra en un auto al que ha coinectado con una manguera al caño de escape.
Watanabe huye de la situación y se traslada a estudiar a Tokio. Allí lo saca de su vida replegada en los libros su compañero de estudios, Nagasawa (Tetsuji Tamayama) quien lo inicia en la vida nocturna, las bebidas y las putas. Sin embargo Nagasawa tiene su novia, Hatsumi (Eriko Hatsune), quien lo ama de veras y le perdona sus traiciones.
Un día, Watanabe se encuentra con Naoko por la calle. Allí se inicia una sucesión de caminatas y charlas entre Naoko y Watanabe. Finalmente, el día del cumpleaños 21 de Naoko, Watanabe lo celebra yendo a su departamento y terminan teniendo relaciones sexuales. Allí Watanabe descubre que Naoko aún era virgen y le pregunta como es que no tuvo relaciones con Kizuki. Esta pregunta desata una reacción tempestuosa por parte de Naoko y dejan de verse.
Un día en una cafetería, una muchacha se sienta a su mesa y Watanabe le pregunta si se conocen de algún lugar. Midori (Kiko Mizuhara), tal el nombre de la muchacha, le contesta que cursaron juntos unas materias en la facultad. Sin embargo la relación con Midori es difícil. Ella tiene novio en su ciudad natal y Watanabe no puede olvidar a Naoko.
Finalmente recibe una carta de Naoko invitándolo a visitarla en el lugar donde está internada. Es una residencia en las montañas. Allí lo recibe Reiko Ishida (Reika Kirishima) que es quien cuida de Naoko. Le advierte que su visita debe desarrollarse bajo normas muy estrictas. No pueden estar solos en la habitación, siempre élla los acompañará. También debe respetar las actividades de Naoko en la huerta y en sus estudios musicales.
Finalmente Naoko le dice a Watanabe el porqué ella y Kizuki nunca tuvieron sexo. Siempre algo sucedía que lo evitaba, por alguna razón nunca lograron concretarlo.
Tal el panorama de Watanabe cuando está por cumplir sus 21 años y estas son las personas que lo rodean y entre quienes la historia se escribirá.
Todo embellecido por la fotografía maravillosa de paisajes de ensueño, por la belleza continua de las imagenes y por la música de Jonny Greenwood que sumerge al espectador en la magia interna con la que Tran Anh Hung diseña sus películas.
La dirección de cinematografía es de Lee Ping Bin y buena parte de la magia se debe a su pericia. Pero las imagenes son del mundo al que Tran Anh Hung nos tiene acostumbrados.
Trailer en castellano
Diez puntos sin dudar para esta bellísima delicia visual de Tran Anh Hung. 

martes, 15 de mayo de 2018

El Peso de la Ley (Fernán Mirás, 2017) 🌟🌟🌟🌟

En base a un guión elaborado sobre hechos reales, Fernán Mirás y Roberto Gispert elaboran una extraordinaria película que brilla como una estrella fugaz en el opaco firmamento del cine argentino.
En su primera película como director, Fernán Mirás muestra lo que es capaz de hacer.
En un oscuro pueblito de provincia donde el comisario (Daniel La Rosa) es autoridad, ley y patrón de los habitantes, dos empleados de la municipalidad, El Gringo (Daniel Lambertini) y Manfredo (Fernán Mirás) salen borrachos del bar del pueblo.
Al día siguiente, el hermano de Manfredo lo lleva a la comisaría para denunciar que fue violado por el Gringo Gómez. La intención del hermano es quedarse con la casa del Gringo pero no sabe que la casa ya no es de él porque el comisario tiene la hipoteca que el Gringo es incapaz de pagar.
El comisario, además de la casa, quiere quedarse con la mujer del Gringo (Jorgelina Aruzzi).
El expediente armado en la comisaría recae en la fiscalía de la Dra. Rivas (María Onetto) quien está muy ocupada conectándose con influencias para conseguir el puesto de juez ya que al irse los militares quedarán varios puestos libres. Así que el escrito lo escribe su ayudante y pide una pena exorbitante de 12 años para el Gringo.
Por otro lado la defensora ad honorem es la Dra. Gloria Soriano (Paola Barrientos en una excelente actuación) quien trabaja en un sótano de mala muerte cubierta por expedientes con la ayuda de su secretario Santi (Darío Barassi). Lo que le llama la atención es la exageración de la pena pedida por la fiscal y, además, por primera vez en su carrera, piensa que va a poder defender a un inocente.
Lo primero que intenta es hablar con el juez de la causa, el juez Ferrera (Darío Grandinetti), pero lo hace en una mala situación, ya que el juez le está comprando ropa a su "amiguito". Sin embargo desliza la idea de la exageración de la pena pedida. Pero resulta que la fiscal Rivas es amiga íntima del juez. Cuando intenta abordarla, la fiscal, que fuera su profesora en la universidad, la descalifica y ningunea.
No le queda otra a la Dra. Gloria, que irse hasta Escondido, el pueblito donde sucedieron los hechos para tratar de averiguar algo de la verdad con los testigos. No sabe que la fiscal Rivas está en connivencia con el comisario.
Con todos estos datos, la historia que la película cuenta, se vuelve un thriller de la realidad social y judicial en Argentina, donde los pobres firman denuncias que no saben leer presionados por la policía.
Una excelente historia, excelentemente contada y que tendrá al espectador en vilo durante la hora y 40 minutos de duración.
Los actores, de primera calidad, abordan sus personajes con una maestría insólita para los espectadores. Quizás sea la primera incursión de Fernán Mirás en un rol diferente a los que acostumbra a hacer, pero todo vale ya que siendo el director puede elegir.
La dirección musical de Cecilia Pugliese es muy importante para lograr el clima que el director quiso para su película.
Trailer
Avant-premier de la película
"Lo realmente difícil es defender a un inocente y no poder probarlo".
Ocho puntos sobre diez para una muy buena primera realización de Fernán Mirás.
 



martes, 8 de mayo de 2018

El grito de las hormigas (Faryad Moorcheha) (Mohsen Makhmalbaf, 2006) 🌟🌟🌟🌟🌟

Una pareja iraní, élla (Mahnour Shadzi) creyente en búsqueda de la verdad y él (Mahmoud Chocrollahi) absolutamente descreído y ateo, van en luna de miel a la India. Ella escuchó hablar de un gurú, El Hombre Perfecto, que transforma la vida de quienes acuden en su ayuda y quiere encontarse con él..
Pocas veces he visto una película con argumento de ficción que enseñe tanto a las almas como esta.
En el primer viaje en tren por India, se encuentran con un periodista del sur de la India que viaja en ese tren con el propósito de encontrar a un hombre del que se dice que detiene al tren con la mirada.
Cuando el tren encuentra al viejo, éste está sentado en las vías del tren con los brazos en alto. El maquinista no puede hacer otra cosa sino detener el tren. El viejo les cuenta que hace años, viajando, se quedó dormido en las vías del tren y cuando llegó el tren tuvo que frenar la marcha. Son los maquinistas quienen detienen el tren, no mi mirada, pero no puedo irme porque la gente que me rodea aprovecha la detención del tren para vender alimentos a los pasajeros. Yo querría volver a ver a mis hijos, pero no me dejan ir.
Luego, en una ruta desierta viajan en un taxi cuyo conductor les prometió llevarlos a conocer al "Hombre Perfecto". Hay una mosca dentro del taxi y el conductor decide regresar para devolverla al lugar donde subió. Mientras tanto canta una canción para distraer a la mosca. Ellos deciden bajar del taxi e ir caminando, pero el conductor les dice que caminando matarán muchas hormigas.
Una hormiga muerta, dos hormigas muertas, tres hormigas muertas, ¿escuchará Dios los gritos de sus hormigas?.
Caminando se cruzan con un pastor que les promete llevarlos a la casa del "Hombre Perfecto". Cuando le preguntan si cree en Dios, el pastor contesta que Dios está en cada uno.
La búsqueda continuará y no voy a decir aquí el resultado.
Solo quisiera contar lo que una niña le lee a élla en un barco en el río Ganges:
"He cruzado los siete mares, subí las siete colinas, bajé todos los valles, atravesé las poderosas llanuras, atravesé todas las ciudades, estuve por todo el mundo y cuando volví a casa me daba vergüenza ver todo este mundo en una pequeña gota de rocío en la hoja de una planta en mi jardín."
Maravillosa historia del director, Mohsen Mahkmalbaf,  cuya imaginación desbordante enciende la película con los increíbles escenarios y personajes de la India.
Muy buena la banda de sonido de Craig Pruess. 
Trailer hablado en inglés 
Diez puntos sin dudar para esta genial producción del gran director iraní Mohsen Makhmalbaf. 


sábado, 28 de abril de 2018

Una pastelería en Tokio (An) (Naomi Kawase, 2015) 🌟🌟🌟🌟

Utilizando el lenguaje poético de las artes japonesas, Naomi Kawase compone una sinfonía a la vida que será realmente inolvidable para los espectadores.
No exenta de amarguras ni de dolores, pero repleta de la hermosura que el universo exhibe a nuestro paso.
Sentaro (Masatoshi Nagase), tiene un puestito donde prepara y cocina sus "panqueques" con dulce de porotos colorados, los dorayaki. Al amanecer se levanta y comienza la preparación de los panqueques.
Un día aparece por el negocio una viejecita pidiendo empleo. Es la Sra. Tokue (Kirin Kiki). Sentaro no la quiere allí, entonces le dice que sólo podría pagarle 600 yenes, a lo que la Sra. Tokue responde, eso es mucho, 300 yenes estaría bien. Sentaro le regala un dorayaki pero mantiene su negativa.
Todo esto es contemplado por Wakana (Kyara Uchida) una estudiante sin recursos económicos quien va al negocito de Sentaro con el pretexto de comer un dorayaki, para recibir un paquete con los panqueques que salieron mal.
Al día siguiente regresa la Sra Tokue y le comenta que si bien el panqueque estaba bien hecho, el dulce de porotos colorados no. Y le deja una bandejita con el dulce preparado por ella como muestra.
Sentaro primero lo tira, pero luego decide probarlo y lo encuentra exquisito, así que al día siguiente cuando la Sra. Tokue regresa se lo dice y le propone que trabaje con él para hacer el dulce que él está comparndo a una tienda.
Los dorayaki con el dulce preparado por la Sra. Tokue, pasan a ser todo un éxito y al día siguiente al abrir el kiosko hay cola esperando.
La mujer del dueño del puestito (Myoko Asada) aparece una noche para decirle a Sentaro que esa mujer que ha tomado es una leprosa. Al verificar su dirección comprueban que es la del leprosario. Le dice que tiene que echarla de inmediato y desinfectar todo el lugar.
Wakana también le pregunta porqué tiene las manos deformes y la Sra. Tokue contesta vagamente que es por una enfermedad que tuvo de niña.
Wakana averigua en la biblioteca y un compañero del colegio le dice que recién en 1996 se encontró la cura para la enfermedad de Hansen. Hasta entonces recluían a los enfermos en campos de concentración de los que no podían salir. Todas las cosas que hubieran tocado o usado eran quemadas.
Estos son los elementos que Naomi Kawase extrae de la novela de Durian Sukegawa para escribir un guión extraordinario.
Particularmente hipnóticos son los parlamentos de la Sra.Tokue con imagenes de cerezos en flor o el follaje de los árboles. La pintura japonesa en todo su esplendor. El sonido de las hojas sacudidas por el viento impregna gran parte de la película.
Las historias son tristes y dolorosas y la falta de empatía del pueblo japonés queda bastante clara, no solo por el aislamiento de los enfermos, sino también con la prohibición de tener mascotas en los departamentos humildes. Wakana tiene un canario de contrabando, pero un vecino que lo descubre denuncia a su familia ante el administrador del edificio. Tampoco Sentaro puede cuidarlo porque en su edificio también están prohibidas las mascotas. Así que Wakana se lo lleva a la Sra. Tokue al leprosario. Toda una alegoría.
A pesar de todo esto, Naomi Kawase desarrolla una película que será inolvidable para todos los espectadores con sensibilidad. Es importante la música del francés David Hadjadj y fundamental la cinematografía de Shigeki Akiyama.
Una curiosidad: Kyara Uchida (Wakana) es la nieta en la vida real de Kirin Kiki,
Trailer subtitulado en castellano
Nueve puntos sobre diez para este placer para el espíritu de la japonesa Naomi Kawase,

viernes, 27 de abril de 2018

Maudie (Aisling Walsh, 2016) 🌟🌟🌟🌟

Sobre la vida de la pintora canadiense Maud Lewis que sufriera de artritis reumática desde su adolescencia, Sherry White escribió un guión poderoso en imágenes y emociones al que la directora irlandesa Aisling Walsh le puso su forma final en una maravillosa película.
Maud Dowley (la increíble Sally Hawkins) vive con su tía Ida en un pueblito de Nueva Escocia. Su hermano Charles la visita para traerle sus pocas posesiones y avisarle que vendió la casa de su madre, esa casa a la que Maud considera su fortaleza.
Escandalizada por la conducta de sus familiares, Maud escucha en el almacén del pueblo a un hombre pidiéndole al almacenero que coloque un aviso pidiendo una sirvienta para su casa. Maud espera que se vaya y saca el aviso directamente.
Al día siguiente se presenta en la casa del pescador Everett Lewis (Ethan Hawks) por el aviso. A Everett, un huérfano que se autoabastece, no le gusta nadie por principio, menos esta mujercita enclenque que apenas si puede mantenerse sobre sus dos pies. Pero al final Maud se sale con la suya y al día siguiente vuelve a prueba.
Pero Maud tiene un amor secreto que es la pintura. Empieza pintando flores y pajaritos sobre las paredes y las ventanas. A Everett no le importa mientras no pinte su pared.
Un día llega a la casa una mujer, Sandra (Kari Matchett). Es una neoyorquina que veranea en Nueva Escocia y que viene a reclamar por dos pescados que Everett le cobró pero nunca le entregó.
Sandra alcanza a ver las pinturas en las paredes y le llama la atención una gallina. Le pregunta a Maud porqué la pintó y le dice que antes de comérsela quería conservar un recuerdo.
Acompañando a Everett a entregar los pescados a Sandra, Maud le deja una postal navideña pintada por ella, que deja a Sandra absolutamente fascinada por el arte de Maud.
Sandra le encarga pinturas a Maud para poder llevárselas a Nueva York.
Everett quiere hacer el amor con Maud, pero Maud le cuenta que tuvo un hijo y que nació deforme y muerto. Esto lo frena a Everett. Más adelante Maud le dirá que ya que viven juntos y duermen juntos, porqué no se casan. Y así termina convenciéndolo.
Las pinturas de Maud empiezan a cobrar fama, hasta que un día llegan a su casa las cámaras de la televisión con un reportero que entrevista a Maud y hasta a Everett cuando asoma la cabeza fuera de la casa.
Everett coloca un aviso sobre el camino, se venden pinturas. Cada cuadro pintado en madera cuesta 5 dólares.
En una charla con Sandra, ella le pide a Maud que le enseñe a pintar. Maud se sonríe y dice que eso no se puede enseñar, es algo que uno trae. Sandra le pregunta, qué es lo que le da motivos para pintar.
"No lo sé." contesta Maud. "Mientras tenga un pincel, nada me importa. Una ventana. Un pájaro que pasa volando. Un abejorro. Siempre es diferente. El total de la vida. El total de la vida ya enmarcado."
Esta película transforma a la vida de Maud en un canto de amor y esperanza hacia toda la vida. Es bueno para todo espectador ver algo así. Nos hace bien.
Nueve puntos sobre diez para esta hermosa muestra de amor a la vida.


Heli (Amat Escalante, 2013) 🌟🌟🌟🌟

Lo que dice el cartel "El amor entre difíciles decisiones", es una estupidez. No tiene absolutamente nada que ver con esta película. Si de algo adolece es de falta de amor.
Heli (Armando Espitia) es un muchacho que trabaja en una fábrica de auto-partes. Ya está casado, con Sabrina (Linda González) y tienen un bebé de menos de un año de edad. Vive en un rancho de material con su padre y su hermana Estela (Andrea Vergara). El padre trabaja en la misma fábrica pero en diferente turno, así que se cruzan en el camino. Cuando uno va, el otro regresa.
Estela está aún en el colegio, pero ya tiene un noviecito, Beto (Juan Eduardo Palacios) de 17 años. Muy mayor para élla.
Beto está en la escuela de la policía especial, gendarmería y la película nos muestra algo de su cruel entrenamiento.
También nos muestra una ceremonia oficial, donde los cadetes de la escuela arrojan a una hoguera, varios kilos de cocaína, marihuana, videos y cedés de música ilegales.
Luego Beto le cuenta a Estela que tiene una mercadería que va a vender con una gran ganancia y que la va a esconder en la casa de Estela.
Cuando Heli llega a su casa, ve a Estela con Beto. Beto escapa, pero Heli encierra a Estela en su pieza y le quita el celular.
En otra escena, Sabrina se está duchando y se termina el agua. Le grita a Heli que revise el tanque de agua porque no sale nada. Heli revisa el tanque y encuentra el saco con dos paquetes. Se los lleva a un pozo en el campo y abre los paquetes. Cuando ve que contienen cocaína los arroja al pozo.
Los gendarmes llegan a la casa de Heli buscando la mercancía. Balean al padre y se llevan a Heli y Estela. En la camioneta ya está Beto golpeado ensangrentado.
A Heli y Beto se los entregan a unos matones en un pueblo con las bocas vendadas con cinta adhesiva. En el rancho de los matones también están tres chicos jugando jueguitos de computadora.
A Estela se la llevan.
No puedo decir nada más, que el espectador inteligente y conocedor de la justicia que impera en latinoamérica, se lo imagine.
Es una película difícil de digerir. Además todo el estilo, la imagen, el sonido, los diálogos, son áridos y secos como es la tierra mexicana. Pero documenta a la perfección la realidad donde el único valor que subsiste es el de la mercadería que proporciona dinero, drogas fundamentalmente.
Impresionante producción que nos hizo recordar a "Japón" de Carlos Reygadas, pero sin nada librado a la imaginación del espectador.
Por esta película la directora ganó la gran palma de oro en el festival de Cannes.
Trailer con subtítulos en inglés
Nueve puntos sobre diez para una inolvidable película de Amat Escalante.