Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

lunes, 21 de enero de 2013

Amor bajo el espino blanco (Zhang Yimou, 2010)

Zhang Yimou (o Yimou Zhang porque con esto de los nombres chinos nunca se sabe), es un prolífico director de cine chino que sabe combinar a la perfección lo estético con lo ético.
En todas sus películas, aún aquellas donde la magnificencia del espectáculo abruma y uno se olvida de todo lo demás, siempre hay mensajes éticos. Indudablemente, esto proviene de una sociedad para la cual los valores aún tienen mucha importancia.
Desde los 80, cuando ví deslumbrado las primeras películas chinas que llegaban a Buenos Aires ("Sorgo rojo", "Ju-Dou" y sobre todo la magnífica "Esposas y concubinas") soy un ferviente admirador de este director.
En los años 2000 fue que encaró las grandes películas épicas, donde las tragedias palaciegas se desarrollan en magníficos castillos cubiertos de púrpura y oro. Para muestra, la maravillosa "Maldición de la flor dorada (donde los crisantemos cubren las terrazas, escaleras y patios de la Ciudad Prohibida)".
Sin embargo, esta es la primera vez que Yimou pinta una virginal historia de amor. Tan agridulce como la de Romeo y Julieta, pero rodeada de los hechos de la Revolución Cultural.
La magia de Zhang Yimou hace que nos enamoremos inmediatamente de esta parejita encarnada por Dongyu Zhou como Ying, élla y Shawn Dou, Sun, él. Son tan hermosos dentro de la precariedad en la que se desarrolla la historia que uno se siente inclinado a protegerlos de todo mal.
Es muy interesante que la historia transcurra en los días de la Revolución Cultural porque nos da oportunidad para saber cómo era la sociedad china de esos días. Todo estaba en función de no perder el favor de las autoridades porque sino todo se venía abajo y ya la vida estaba perdida. Un opositor podía llevar a su familia literalmente a la mendicidad. Los mensajes de amor y respeto a Mao están a propósito impregnando todos los acontecimientos culturales.
Hay otro hecho que también describe muy bien otro aspecto de esa sociedad. Una amiga de Ying queda embarazada y le dice que no hay que dejar que los hombres tengan éxito. Ying no sabe qué significa que los hombres tengan éxito. No sabe absolutamente nada acerca de las relaciones sexuales y está por terminar sus estudios secundarios. La amiga, para hacerse un aborto, tiene que conseguir la autorización, pero no quiere ir al hospital de la ciudad porque todos la conocen, así que le pide a Ying que la acompañe al hospital del campo donde le practicarán el aborto. Se supone que la historia transcurre hace 50 años.
En otro momento élla le dice a Sun que tendrá que esperarla al menos 1 año y algunos meses para que pueda terminar su carrera y ejercer como profesora y él le contesta que la va a esperar 1 año y algunos meses. Pero, insiste Ying, su madre no la dejará casar hasta que no tenga 25 años de edad. Sun contesta, te esperaré hasta que tengas 25 años de edad. Y Ying pregunta, qué sucede si entonces no nos podemos encontrar y Sun dice, "entonces te esperaré toda mi vida".
Todo hace de esta historia una hermosa página de alabanza a la vida de la mano de estos dos jóvenes que se mueven en medio de una sociedad donde todos están amenazados por la zozobra.
Se merece los 10 puntos de mi calificación, así que no dejen de verla. Supongo que en las tiendas de DVD o en los canales de películas se debe exhibir habitualmente. Si tienen oportunidad vean también todas las películas de Zhang Yimou que puedan conseguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario