Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

martes, 2 de abril de 2013

La vida de Pi (Ang Lee, 2012)

Ang Lee se ha especializado por cambiar de temática y entorno en cada película que filma.
De sus primeros filmes, en general comedias dramáticas ambientadas en su Taiwan natal, pasó a la Inglaterra decimonónica de Jane Austen en "Sensatez y sentimientos". De allí a "El tigre y el dragón" ambientada en las artes marciales chinas y los vuelos y destrezas dignas del otro Lee. Luego vino "Hulk" y "Brokeback mountain" o "Secreto en la montaña" sobre una no-común relación homosexual entre dos cowboys del middle-west.
Y ahora hace pie en la historia de las aventuras de un adolescente hindú que se encuentra a la deriva en un bote salvavidas en medio del océano Pacífico acompañado por otros animales, en especial un tigre de Bengala llamado Richard Parker por una equivocación del personal del zoológico.
La novela fue escrita por Yann Martel, un español nacido en Salamanca, con lo que todos los antecedentes son peculiarmente surrealistas y oníricos.
Hay hasta una isla poblada por suricatas que digiere a los seres humanos.
A pesar de haberla visto doblada al castellano a bordo de un avión, la historia me atrapó desde un comienzo.
El nombre del muchacho, Pi, no es un homenaje a la ciencia matemática, sino la abreviatura de Piscine (piscina o pileta o como quiera que llamen a esos lugares donde vamos a nadar).
Toda la película está llena de estas cosas y de escenas de una belleza inusitada. Tormentas en el medio del mar, una orangutana que pierde a su bebé, el ataque de una hiena.
Hay también la posibilidad que todo sea una fabulación y que la historia en realidad sea una acostumbrada secuencia de maldad y sufrimiento.
Todo está en el espectador. Todo queda en su inconsciente. Todo se resuelve según como quiera aceptar la historia.
Magnífica película, tuve la inmensa suerte de que el avión no contara con un sistema de proyección 3D para poder verla sin tonterías animadas que le hubieran quitado sin lugar a dudas la magia que destila en cada detalle.
A mi criterio la calificación adecuada es un 8. No es una obra maestra del cine, pero es una hermosa aventura cinematográfica y que, no debe haber sido filmada con mucha facilidad, ya que cuenta con la actuación de animales que es fundamental para su credibilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario