Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

jueves, 8 de agosto de 2013

Detrás de un vidrio oscuro (Ingmar Bergman, 1961)

Cuando se elige ver una película dirigida por Ingmar Bergman se debe saber que no se va a disfrutar de una historia pochoclera. Ya sea una comedia, como aquella memorable "Sonrisas de una noche de verano" que inspiró a Broadway para el musical "Pequeña música nocturna" donde el gran Stephen Sondheim se consagró con su canción "Send in the clowns" hasta dramas de alta intensidad como el de esta película, donde lo que vamos a presenciar es la vivisección del alma de cuatro seres humanos, según Bergman.
Una vez más este brillante director elige el detonante de una enfermedad psíquica, que puede verse de diferentes maneras, como una esquizofrenia o como la imposibilidad que tienen algunos seres humanos de hacer frente a la vida.
El verdadero título de esta película es "Como en un espejo", vaya a saber en manos de quién se transformó en "Detrás de un vidrio oscuro", podría haber sido "Manzanas rojas en una canasta invernal" y daría el mismo resultado.
En "Como en un espejo", cuatro personajes están atrapados en una isla de esas que Bergman siempre amó, pero que curiosamente describe como una jaula. Con lo cual podemos deducir que todo se ve del color que se lo quiere pintar.
El personaje atormentado por la enfermedad mental es el de Harriet Andersson, pero también su hermano, Lars Passgard, siente que está cayendo en el mismo abismo.
El padre Gunnar Bjornstrand, uno de los grandes actores de Bergman, confiesa en un momento que se quiso suicidar estando en Basilea, Suiza.
Cuando se juntan los pedacitos vemos que todos estos truenos y relámpagos son consecuencia de la gran tormenta que significó la muerte de la madre, también aquejada por una enfermedad mental, aparentemente la misma.
La riqueza que emana de esta película, es de tipo espiritual. Si se puede ver con los sentidos bien abiertos, vamos a recibir muchas brisas y caricias que van a encender todo un campanario en nuestras almas, de alarma y dolor, pero también de alegría.
Un ejemplo, el personaje de Max Von Sydow, otro de los grandes íconos de Bergman, le dice al padre, "llenas tu vacío con el sufrimiento de los demás", aludiendo que en su incapacidad de vivir su propia vida, cubre los vacíos con los dramas que aquejan a los otros.
No voy a hacer aquí el elogio de la brillante dirección de Bergman porque es una verdad de perogrullo, ni de la no menos fantástica fotografía de Sven Nyqvist, pero no dejen de prestar atención a los movimientos de cámara, porque dicen tanto o más que los personajes.
10 puntos para empezar para "Detrás de un vidrio oscuro" o, como debiera haber sido llamada, "Como en un espejo". Y a medida que la vaya digiriendo van a aparecer muchos más puntos con toda seguridad.

1 comentario:

  1. Muy buena crítica, soy un amante del cine bergmaniano, sólo decirte que deberías mantener su título original, Como en un espejo en tu blog y olvídate de tonterías que se le ocurren a otros...no sé si conoces Los Comulgantes o El Rito, otras 2 grandes pelis del completo cine de Bergman...
    Me encanta tu Blog y me anima a empezar yo algún dia algo parecido..
    Saludos
    cineclandes@gmail.com

    ResponderEliminar