Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

viernes, 19 de julio de 2013

La casa de las dagas voladoras (Zhang Yimou, 2004)

Si uno no supiera que Zhang Yimou es uno de los dos directores más creativos y artísticos de China (el otro es Ang Lee), el nombre de esta película no la ayudaría para nada.
Más parece una película al servicio de las artes marciales de Bruce Lee que una leyenda medieval china. Y sin embargo es una hermosa leyenda medieval china, con todos los recursos de esa cinematografía puestos al servicio de la creación de una obra de arte.
Como en "La maldición de los crisantemos", Yimou Zhang describe una sociedad en plena decadencia, donde una sociedad, la de las dagas voladoras, se encarga de robar a los ricos para dar a los pobres. Y los tres personajes se ven envueltos en una tragedia que podría muy bien haber sido escrita por nuestro bien conocido Shakespeare.
Para deleite del espectador, los paisajes son maravillosos, con colores que parecen haber sido recién pintados para la película. Bosques y montañas de ensueño. Y por el otro lado, la cuota necesaria de duelos con todo tipo de arma conocida o desconocida, con vuelos sobre los árboles y ese tipo de magia que aprendimos a conocer cuando Ang Lee presentó los misterios del cine de Hong-Kong al gran público con "El tigre y el dragón".
En esta película los contrincantes vuelan sobre bosques de bambú y las mismas cañas de bambú son utilizadas como armas letales.
El título, proviene del arte de utilizar las dagas como misiles autodirigidos que jamás yerran su objetivo, esto es una especialidad de esta secta denominada de "las dagas voladoras".
No hay lugar para que uno se aburra ni un solo minuto. La acción es continua y la trama se mantiene a fuerza de develar cambios en los protagonistas.
Ya hablé de la fotografía, es maravillosa. La actuación es espectacular. Es tan difícil como ser un Fred Astaire el actuar y al mismo tiempo dominar los movimientos de estas artes marciales con una perfección que parece escapada de un ballet.
La música es como en otras películas, de Shigeru Umebayashi y la canción principal es interpretada por la maravillosa voz de Kathleen Battle:
Amantes por Kathleen Battle
10 puntos para "La casa de las dagas voladoras". No imagino que pueda llegar a aburrir a alguien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario