Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

domingo, 4 de enero de 2015

Relatos salvajes (Damián Szifrón, 2014)

Son seis los relatos "salvajes" que constituyen esta película. El gran éxito del director y escritor Damián Szifrón es mantener la unidad a través de los relatos. Y es que el mensaje clave de los relatos es el mismo, ser "salvajes". Pero qué quiere decir Damián Szifrón con el calificativo de salvajes.
Nuestra civilización ha ido ajustando y poniendo en práctica ciertas claves que hacen a la posibilidad de vivir en sociedad y a mantener los límites de la urbanidad y las buenas costumbres entre todos los ciudadanos.
Pero algo se ha tergiversado en los últimos veinte a treinta años. Las reglas se han vuelto burocráticas e injustas y protegen sobre todas las cosas al poder en perjuicio de los individuos.
Lo que plantea en sus seis relatos "salvajes" el director, es qué sucede cuando algunos individuos se cansan del avasallamiento de las reglas sobre su persona y rompen "salvajemente" las reglas.
Da lo mismo si se trata del estacionamiento urbano como de las trampas judiciales para evadir una condena. De las estrictas reglas que se deben seguir en una fiesta de casamiento o de la conducta de individuos sin escrúpulos que se han quedado con los bienes de los habitantes a traves de préstamos usurarios.
Y hete aquí que estas violaciones de las reglas de urbanidad demostradas en la película no parecen molestar a los espectadores. Esto quiere decir que la injusticia implementada a través de estas reglas en nuestra sociedad occidental es absolutamente condenada por la mayor parte de la población.
Quizás estemos ante la clave de lo que será la próxima revolución que dará por terminado el imperio de los norteamericanos y cambiará la estructura de la historia humana una vez más.
Por supuesto que Szifrón no intenta organizar una revuelta, pero la película es absolutamente anarquista y ese es su éxito popular.
Las actuaciones son perfectas, desde Darío Grandinetti a Erica Rivas y Diego Gentile, de la tímida Julieta Zylberberg a la brutal cocinera de Rita Cortese. La genial caracterización de Oscar Martínez y el desparpajo del abogado de Osmar Núñez. Desde la violencia de Leonardo Sbaraglia y Walter Donado hasta el descontrol de Ricardo Darín. Todo el elenco es excelente y no hay pequeñas actuaciones.
La banda de sonido, compuesta por el gran Gustavo Santaolalla, ayuda a crear climas y apocalipsis visuales. La fotografía de Javier Julia es excelente y el montaje de Damián Szifrón y Pablo Barbieri Carrera construye el hilo conductor del éxito de la película.
Lleva 6 meses en cartel ya en cines de Buenos Aires y por lo que se puede ver serán al menos otros 6 meses más. Ya es la película argentina más vista en la historia del cine argentino.
No hay espectador indiferente frente a los relatos "salvajes". Puede que a alguien lo desborden o bien que crea que están demasiado cerca de la realidad cotidiana, pero jamás indiferencia.
¿Teaser?, no sé qué significa.
Diez puntos sobre diez es mi calificación para "Relatos salvajes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario