Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

martes, 3 de febrero de 2015

7 cajas (Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori, 2012)

En la ciudad de Asunción, Víctor (Celso Franco) trabaja como carretillero en el mercado número 4 de la ciudad. Su trabajo consiste en transportar con una carretilla la mercadería que el cliente compró hasta su destino.
En la primer escena vamos a ver como Nelson (Víctor Sosa) le quita la carretilla a Víctor, quien está embobado mirando un televisor y el altercado que se produce entre los dos.
Mientras Víctor recorre las calles del mercado, Alejandra (Liliana Alvarez), lo filma con un teléfono celular y Víctor se enamora instantáneamente del aparato, pero no tiene fondos para comprarlo.
El teléfono lo vende la compañera de trabajo de Alejandra, Leti (Katia García) que está embarazada y piensa pagar el parto con lo que consiga por el celular.
A Víctor le ofrecen un trabajo. Gus (Roberto Cardozo) le encarga el transporte de 7 cajas con mercadería que deberá entregar en algún lugar que le será comunicado más tarde. Le van a pagar 100 dólares. Con ese dinero Víctor piensa comprar el celular. Gus parte un billete en dos y le da la mitad a Víctor. Cuando entregue las cajas le va a dar la otra mitad.
De ahí en más las peripecias de Víctor para mantener las 7 cajas van a constituir el argumento de la película. Eso y los rastros de una mujer descuartizada.
Un guión impecable el que Juan Carlos Maneglia escribió para la película y la realización es también perfecta. El interés del espectador va a seguir con avidez las historias cruzadas sobre las 7 cajas y su destino.
El ritmo con que las escenas se desenvuelven es endemoniadamente inteligente.
Nelson quiere apropiarse de las cajas, porque piensa que contienen 250.000 dólares. Esto por haber escuchado una conversación entre Gus y Don Darío (Paletita), el dueño de la carnicería de donde han salido las 7 cajas.
Para conseguir las cajas, Nelson reúne a un grupo de maleantes a los que les promete 100.000 guaraníes a cada uno por conseguir las cajas.
El dinero, como de costumbre, mueve los hilos de las marionetas del film y en este caso se vuelve la característica más importante de los personajes.
Liz (Lali González) es la única que ayuda a Víctor a conservar las cajas y su personaje es el más querible de toda la película.
El desenlace viene como llevado por las olas, va en ascenso y rompe frente a la pantalla.
Trailer
Excelente factura del cine paraguayo digno de los premios recibidos en festivales internacionales y de los meses que lleva en cartel en los cines de Buenos Aires.
Ocho (8) puntos es mi calificación para ese divertido film de Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori.



No hay comentarios:

Publicar un comentario