Bienvenido a mi mundo

Bienvenido a mi mundo
gracias por la imagen a Germán Banchio

sábado, 21 de febrero de 2015

Dos vidas (Zwei leben) (Georg Maas y Judith Kaufmann, 2012)

Muchas veces la guerra es fuente para los más dolorosos dramas humanos. En el caso de "Dos vidas", la novela de Hannelore Hippe, en las consecuencias de la guerra está la fuente.
Los hijos de las mujeres que tuvieron relaciones con soldados alemanes durante la ocupación de Noruega, fueron arrebatados a sus madres y llevados a Alemania para ser criados como ciudadanos arios.
Katrine Evensen (Juliane Kohler), es la única de esos pocos niños que tuvo la extraordinaria suerte de volver a ver a su madre y llevar una vida normal en Noruega.
Cuando el abogado Solbach (Ken Duken) se presenta en su casa buscando que tanto élla como su madre den testimonio de lo ocurrido para poder iniciar juicio en Estrasburgo a las autoridades alemanas, Katrine se niega ante la sorpresa de su madre Ase (Liv Uhlman) y de su marido Bjarte Myrdal (Sven Nordin).
En lugar de eso hace un viaje furtivo a Alemania para visitar al orfanato donde estuvo internada y buscar a las enfermeras que cuidaban de los huérfanos.
Hay algo extraño en su proceder y amenazas veladas de individuos con los que tiene fugaces encuentros.
El espectador se ve inmerso en un pantano de personajes misteriosos y flashbacks de la vida de Katrine. Pero todavía no conoce la verdad que se oculta detrás de esta misteriosa mujer.
En una intrincada búsqueda de la declaración de Katrine, el abogado Solbach se va a encontrar con otras sorpresas. Katrine huyó del orfanato en un bote y fue rescatada en Dinamarca.
Excelentemente ensamblada con un guión que sabe llevar sabiamente al espectador a través de la intriga, el drama humano de Katrine queda finalmente expuesto en toda su cruda realidad, pero para esto hace falta ver toda la película.
Como corolario, aún en 1960 había cientos de agentes de la policía secreta alemana STASI actuando en Noruega. Muchos de éllos aún no han sido descubiertos.
Trailer
Nueve puntos sobre diez es mi calificación para "Zwei leben", una excelente película alemana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario